RELATORIA XIV SEMANA TEOLÓGICA DE VIDA CONSAGRADA: ¿Son ustedes quienes han de venir o esperamos a otros/as?


Durante los días 26, 27 y 28 de abril, estamos compartiendo la XIV Semana Teológica de la Vida Consagrada en el Perú con el título "Son ustedes quienes han de venir o tenemos que esperar a otras/os", con el objetivo de profundizar en las Líneas Inspiradoras construidas entre todas y todas para el 2022-2024. Contamos con una participación de 134 inscripciones, individuales y comunitarias a través de la Plataforma zoom y con retransmisión en faceLive.

Nos acompañaron en las exposiciones Rosario Purilla, CM en Itinerancia Sinodal, Rosa Alayza  (PUCP) en Ciudadanía plena y Bien común  Birgit Weiler, MM en Ecología integral. Los trabajos en las 11 comisiones y sistematización  del diálogo en formularios, identificando los desafíos prioritarios para hoy,  así como plenarias interactivos, nos ha permitido destacar algunas luces y pistas para recorrer juntas y junto el camino que tenemos por delante, en este contexto de crisis y oportunidad. Los contenidos servirán de insumo para la elaboración de una herramienta de trabajo en comunidades con el objetivo de ayudarnos a discernir y responder a la voz del Espíritu, la Ruah, en estos tiempos convulsos.

Como seguidoras y seguidores de Jesús, nos dejamos desafiar por las palabras de Jesús en la Buena Noticia que nos transmite Mateo, alimentando nuestra reflexión, en el marco de las Líneas Inspiradoras con la Palabra de Dios escrita, siempre nueva y renovadora

1.                   Vida Consagrada en Itinerancia Sinodal [1]

Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a los doce discípulos, se marchó de allí a enseñar y predicar por aquellas ciudades. Juan oyó hablar en la cárcel de la actividad del Mesías y le envió este mensaje por medio de sus discípulos: —¿Eres tú el que había de venir o tenemos que esperar a otro? (Mateo 11, 1-3)

Conscientes de los desafíos que enfrentamos, afirmamos con fuerza “somos quienes tenían que venir, no tienen que esperar a otras/os”. Y queremos encarnar esta convicción en acciones concretas, con conversiones para transformaciones de fondo, reafirmándonos en la “opción de vivir en estado de encuentro, escucha y discernimiento, y “en salida itinerante” frente a los nuevos desafíos que nos plantea nuestra realidad social y eclesial”. En este espacio nos hemos acompañado en la novedad que este kairós requiere de cada una de nosotras, de nosotros, compartiendo luces, pistas que refresque la posible aridez que se puedan encontrar en nuestras pequeñas o grandes comunidades eclesiales y nos permita sumar, motivar y propiciar sinodalidad, tras los pasos de Jesús, “de modo preferencial con quienes se encuentran en los márgenes, en el reverso de la historia” (cf. Líneas Inspiradoras)

Recogiendo lo compartido en los grupos y plasmado en el formulario y la pizarra virtual, resaltamos 03 luces, pistas, desafíos que van iluminando el camino que tenemos por delante:

(      (1) Compartimos una constatación: nos cuesta la escucha, el diálogo en la diversidad y pluralidad (lo inter, trabajo en redes); promover y ejercer corresponsabilidad (laicado, juventud, mujeres, pueblos originarios, etc). Constatación que nos remueve en forma de llamada (urgente) a la conversión, aprender-deaprendiendo (Personal, Institucional, Estructuras, Hábitos y costumbres: relaciones interpersonales y ejercicio de liderazgo, revisión de estructuras de participación y discernimiento comunitarios)

(       (2) Sentimos el llamado del Espíritu, en un momento propicio, oportuno que nos desafía aprovechar el momento actual para dar pasos hacia esa conversión urgente, necesaria y, que sabemos, requiere de nosotras/os, arriesgarnos a asumir la tarea encomendada: anunciar el Reino de Dios, con audacia en el presente para construir, juntas/os  un futuro eclesial distinto, una sociedad distinta: subversiva sinodalidad, que subvierte lo establecido por ser contrario al evangelio (cf. Fraterna y subversiva Eucaristía”. Pedro Casaldáliga[2]).

     (3) Para ello, necesitamos acompañarnos en este proceso y seguir profundizando en contenidos y alcances de lo que soñamos, del proyecto que queremos hacer realidad, siguiendo los pasos de Jesús. Para ello, necesitamos sinodalizar la formación en todos los espacios formativos eclesiales/comunitarios, generando nuevas maneras de pensar, de-construyendo mentalidades, re-significando espacios, presencias y nuevas manera de relacionarnos entre nosotros/as, al interior de la gran comunidad eclesial, en nuestras comunidades de base, y ser capaces de ampliar lo veremos hoy, a sociedad y al proyecto conjunto del bien común, y mañana: hacia una ecología integral, ampliando a todos los seres que habitamos, compartiendo la casa común: interdependientes y eco-dependientes

2.                  Vida Consagrada para una vivencia de ciudadanía plena y búsqueda del bien común[3]

¿Eres tú el que había de venir o tenemos que esperar a otro?.  Jesús respondió: —Vayan a informar a Juan de lo que oyen y ven: ciegos recobran la vista, cojos caminan, leprosos quedan limpios, sordos oyen, muertos resucitan, pobres reciben la Buena Noticia; y, ¡dichoso el que no tropieza por mi causa! (Mateo 11, 3-6)

En trabajo en comisiones, resonaba con mucha fuerza la acción, la actitud de sumar. Lo afirmamos en una de las líneas inspiradoras, Como Vida Consagrada nos sumamos al entramado de redes para una Ciudadanía Plena por el Bien Común2 caminando con otras y otros, construyendo esperanza, vida digna y plena, siendo artesana de paz y justicia, de diálogo y encuentro, trabajando por la construcción del Reino en lógica de fraternidad-sororidad universal y amistad social (cf. Líneas Inspiradoras). Sumar, para recuperar el sentido de “un nosotros” en el país: hermanas y hermanos todos desde nuestra perspectiva cristiana, eclesial. Y resonaba también un llamado a preguntarnos en primera persona, ¿qué va a pasar mañana (hoy) en mi rutina, cómo voy a hacer práctica concreta lo conversado en este espacio.

Continuamos, y continuaremos desde el compromiso concreto,  tratando de responder a la pregunta que enmarca este encuentro ¿son ustedes?. Y como en las primeras comunidades, y frente a los desafíos que enfrentamos – cada época los suyos – las palabras antiguas y nuevas en el libro de los Hechos:  “Pónganse al frente de esta tarea” (Hch 6, 1-3). Y, en este sentido, nos convocábamos a salir, itinerancia nuevamente, a creer que se puede, a dialogar. Nos están esperando, ¿somos quienes vamos a ir?. Ya tenemos las pautas generales en las líneas inspiradoras. Ayer aportamos hacia pasos más concretos, hacia una agenda de prioridades. Compartimos una síntesis de lo reflexionado y plasmado en el formulario y la pizarra virtual. Siguiendo la propuesta, resaltamos 03 luces, pistas, desafíos que iluminan nuestros compromisos:  

  (1)    Mantener la utopía, preguntándonos cómo vivimos y cómo queremos vivir, siendo signos de esperanza en tiempo de crisis múltiples: política, social, ética. Que nos exige romper rutinas y el “hacer lo mismo”. Necesitamos más formación política que responda a la complejidad de este tiempo. Formarnos para formar, generar espacios para la construcción de un sentir democrático. Ser más protagonistas en los espacios en los que nos encontramos, desde los aportes del Magisterio Eclesial (LS, EG, FT)

 (2)   Indignación evangélica con sentido de urgencia porque la vida digna, plena está amenazada en personas, comunidades, ambiente. Sentir con la gente sus problemas cotidianos, contribuir a mejorar sus condiciones de vida, comprometernos personalmente, afianzar espacios propositivos para el bien común, preferencialmente con las personas, poblaciones y comunidades más vulneradas

 (3)   Ciudadanía en clave sinodal. Construir puentes de encuentro, escucha y diálogo entre diferentes, diversos (congregaciones, parroquias, movimientos sociales, espacios de articulación y concertación) en el barrio, en nuestras localidades, en el país, para conocer las problemáticas y necesidades reales de la población.

 

3.                  Vida Consagrada atenta al clamor de la tierra y al grito de quienes viven en situaciones de vulnerabilidad [4] 

Cuando se marcharon, se puso Jesús a hablar de Juan a la multitud: —¿Qué salieron a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? ¿Qué salieron a ver? ¿Un hombre elegantemente vestido? Miren, los que visten elegantemente habitan en los palacios reales. Entonces, ¿qué salieron a ver?  (Mateo 11, 7-9)

Simultáneamente a la política, social y ética, nos encontramos en una crisis socio-ecológica y cultural que apuesta por  un crecimiento ilimitado en un mundo limitado, con la creciente escasez de recursos no renovables en la tierra, donde los pobres son quienes más sufren las terribles consecuencias. En este sentido, hablamos de ecocidio.

Para subvertir esta situación, hablamos y apostamos por una Ecología integral que encarne la justicia social, justicia cultural y justicia climática, respondiendo a  la voluntad salvífica de Dios: vida en abundancia, fundamentada en una justicia, también, interrelacionada.

Ecología Integral se une al deseo del Bien Común, al reto de pensar en los demás, incorporando y reconociendo personas y situaciones, haciendo vida cotidiana una sinodalidad compasiva con el clamor de la tierra y el grito de los pobres, un llamado a construir un “nosotros” en la casa común que exprese la conectividad esencial entre la relación con Dios, la relación con el prójimo y la relación con la tierra (LS 66).

Ante la pregunta, ¿son ustedes quienes han de venir o tenemos que esperar a otros?, y frente al desafío de la Ecología Integral, como “Vida Consagrada renovamos la elección de vivir con atención al clamor de la tierra y al grito de quienes viven en situaciones de vulnerabilidad. Esta atención se nutre del evangelio y se plasma en proyectos de solidaridad con el pobre y contra la pobreza, que garanticen sostenibilidad global (cf. Líneas Inspiradoras).

Fruto de este encuentro, nuestra XIV Semana Teológica, compartimos una síntesis de lo reflexionado en comisiones, resaltando 03 luces, pistas para el camino: 

 (1)    Incorporar una Espiritualidad Ecológica en la pastoral, en todas sus dimensiones y expresiones.  

 (2)   Necesitamos conversión hacia una Ecología integral: ejercicio personal y comunitario. Sabemos la teoría, pero nos cuesta llevarlo a la práctica. Nos puede la comodidad, la pereza y el desánimo por la indiferencia de tantas y tantos frente a los bienes que son comunes, por las actitudes, hábitos y costumbres que no respetan el medioambiente. Comenzar el cambio en nosotros/as: vivir en sobriedad, solidaridad con el que no tiene, fomentar un consumo inteligente.

 (3)   Generar la cultura de debate, escucha, diálogo desde el respeto a la diversidad. Sensibilizar, fomentar conciencia ecológica desde la cotidianidad, en los espacios educativos,  con  acciones concretas (cultura de las tres R: reciclar, reusar y reducir), utilizando los medios, redes sociales. Ayudar en la organización comunitaria (pasar del EGO al ECO), promoviendo la formación y el protagonismo de las fuerzas locales, cuidando el buen vivir en las relaciones de la comunidad: presencia  con incidencia social.

Terminamos nuestro encuentro poniendo en manos del Dios de la Vida nuestros deseos, con la convicción de sabernos enviados y decimos si, nosotras/os somos quienes estamos viniendo y no tienen que esperar a otras/os, con el compromiso de ir buscando caminos nuevos para realizar deseos y convicciones, encarnando en lo cotidiano la Buena Noticia del Reino.



[1] Ver la exposición completa sobre "Itinerancia Sinodal" de Rosario Purilla.

[2] Mis manos, esas manos y Tus manos hacemos este Gesto, compartida la mesa y el destino, como hermanos. Las vidas en Tu muerte y en Tu vida. Unidos en el pan los muchos granos, iremos aprendiendo a ser la unida. Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos. Comiéndote sabremos ser comida. El vino de sus venas nos provoca. El pan que ellos no tienen nos convoca a ser Contigo el pan de cada día. Llamados por la luz de Tu memoria, marchamos hacia el Reino haciendo Historia, fraterna y subversiva Eucaristía. (Pedro Casaldáliga)

[3] Ver presentación de Rosa Alayza

[4] Ver presentación de Birgit Weiler. Visitar documentación e iniciativas del Movimiento Laudato Si: https://plataformadeaccionlaudatosi.org

INTRODUCCIÓN Y EXPOSICIONES TEMÁTICAS 

Introducción al encuentro y síntesis de trabajo en comisiones 

Descargar documento:

Exposición "Itinerancia Sinodal". Rosario Purilla 

Descargar documento:

Presentación "Ciudadanía y Bien común". Rosa Alayza 

Descargar documento:


Presentación "Ecología Integral". Birgit Weiler 

Descargar documento: 








Comentarios

Entradas más populares de este blog

Invitación encuentro 02 feb " Vida consagrada en camino al sinodo: ¿que debemos hacer?"